Estudios en el tratamiento contra el cáncer de pulmón

Un primer estudio encontró que un régimen doble de quimioterapia beneficiaba a los pacientes mayores, que representan la mayoría de los que tienen la enfermedad en todo el mundo.

El trabajo se centro en un ensayo de fase 3 en que participaron 451 pacientes de cáncer de pulmón de células no microcíticas entre los 70 y 89 años de edad. Al principio se esperaba que el estudio inscribiese a 520 pacientes, pero se detuvo antes cuando se observaron buenos resultados de supervivencia en el grupo que tomaba la terapia combinada.

En este ensayo, los participantes fueron seleccionados al azar para recibir un agente de quimioterapia llamado gemcitabina (Gemzar) o vinorelbina (Navelbine), o para recibir carboplatina y paclitaxel (Taxol).

En el grupo al cual solo se administro un agente, la supervivencia media a un año fue de 6.2 meses, y el 27 por ciento de los pacientes seguían con vida.

«En el grupo de la terapia doble, la supervivencia media aumentó en cuatro meses a 10.3 meses, algo bastante inusual en la oncología torácica«, apuntó la autora del estudio, la Dra. Elizabeth Quoix, profesora de medicina del Hospital Universitario de Estrasburgo, Francia.

Quoix y otros autores del estudio reportaron relaciones financieras con distintas compañías farmacéuticas, entre ellas Eli Lilly Co. y Roche Inc.

Por último, un estudio en fase 3 del Centro Oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Texas en Houston encontró que los pacientes que recibían el fármaco dirigido vandetanib en combinación con quimioterapia experimentaban un declive del 21 por ciento en el avance de la enfermedad, frente a los que sólo recibían quimioterapia. La supervivencia promedio sin progresión en el brazo de la combinación fue de 17.3 semanas, frente a 14 semanas en el grupo de control.

Otro estudio descurió que un medicamento experimental llamado crizotinib reducía los tumores en la mayoría de pacientes de cáncer de pulmón que portaban una variante genética específica.

El primer estudio, un ensayo en fase 1, encontró que el 87 por ciento de 82 pacientes de cáncer de pulmón de células no microcíticas avanzado que portaban una mutación específica del gen ALK, que hace que dicho gen se funda con otro, respondían de manera robusta al tratamiento con crizotinib, que es fabricado por Pfizer, Inc.

«Los pacientes fueron tratados por un promedio de seis meses, y más del 90 por ciento experimentó una reducción en el tamaño de los tumores, y 72 por ciento de los participantes permanecían libres de progresión seis meses tras el tratamiento«, apuntó el Dr. Yung-Jue Bang, profesor del departamento de medicina interna del Colegio de Medicina de la Universidad Nacional de Seúl, en Corea del Sur y autor del estudio.

Ordinariamente, se espera que sólo alrededor del diez por ciento de los pacientes respondan al tratamiento. Alrededor de la mitad de los pacientes experimentaron náuseas, vómitos y diarrea, pero con el tiempo esos efectos secundarios disminuyeron, apuntó Bang.

«Aunque sea una proporción pequeña de toda la población con cáncer de pulmón, para los pocos pacientes que portan este oncogén, el medicamento representa un enorme avance», enfatizó el Dr Deepa Subramaniam, director del centro de tumores cerebrales del Centro Oncológico Integral Lombardi de la Universidad de Georgetown en Washington, D.C.

Dado que el medicamento aún no ha sido aprobado, la prueba del gen sólo está disponible en un laboratorio central administrado por Abbott Diagnostics.

«Por lo general, la prueba sólo se hace a pacientes que son potencialmente elegibles para ensayos clínicos», señaló.

«Una vez se apruebe el fármaco, las pruebas serán más fáciles de conseguir«, aseguró el especialista.

Los estudios se publicaron en la revista The Lancet Oncology.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *