Descubren el gen causante de las migrañas

Descubren el gen causante de las migrañas

Tras estudiar el ADN de 110 personas que padecen migraña y sus familiares, un grupo de científicos ingleses y canadienses han identificado el gen que causa la migraña.

Científicos de Canadá y otros de la Universidad de Oxford (Inglaterra) han identificado un gen llamado Tesk que controla la sensitividad de los nervios del dolor en el cerebro. Y si este gen no marcha correctamente, puede activar esos nervios y producir los insoportables dolores de cabeza (migrañas).

El estudio, publicado en Nature Medicine, explica por qué los miembros de una misma familia pueden llegar a padecer esa condición.

«Hemos dado un gran paso para entender por qué algunas personas sufren migrañas y por qué ocurre en determinadas familias«, señaló el doctor Zameel Cader, neurólogo del Functional Genomics Unit de la Universidad de Oxford.

«Estudios previos han identificado partes de nuestro ADN que aumentan el riesgo en la población general pero no los responsables directos de la migraña común«, explicó el científico.

Cader añadió que el “descubrimiento ayudará a dar con el principal actor que controla esa excitabilidad y ofrecerá una oportunidad real de combatir las migrañas y mejorar la calidad de vida de quienes las sufren«.

Además, el hallazgo permitirá el desarrollo de fármacos más eficaces para controlar esos dolorosos espisodios.

Un método más efectivo para la fertilización in vitro

Un método más efectivo para la fertilización in vitro

Investigadores de la Stanford University en California aseguran haber desarrollado un método para predecir qué embriones de probeta son los que se desarrollarán adecuadamente y han otorgado una licencia para la creación de un test comercial basado en sus descubrimientos.

Los científicos indicaron que el nuevo test podría ayudar a las clínicas de fertilidad a escoger los mejores embriones para implantarlos en el útero de las pacientes, evitando de esta manera terapias infructuosas.

Los hallazgos también permitirían mejorar el actual sistema que consiste en implantar múltiples embriones para tratar de obtener un embarazo, pero con el riesgo de que se desarrolle más de un bebé, que casi siempre nacen prematuramente y enfrentan problemas de salud.

Para el nuevo test, el equipo de Renee Reijo, observó a los embriones dividirse y desarrollarse desde el momento en que el espermatozoide se une con el óvulo en el laboratorio. A medida que los embriones crecían, también evaluaron la expresión genética, observando qué genes y cuándo se activaban.

Para su sorpresa, los investigadores hallaron que casi desde el comienzo un grupo de células tenía diferentes genes activos. El destino de un embrión, si logrará desarrollarse normalmente o no, pareció determinarse en mucho casos desde el momento de la concepción y depender fuertemente del óvulo materno, hallaron los investigadores.

Los embriones más propensos a formar el grupo celular denominado blastocisto se desarrollaron a una tasa concreta y medible, añadió el equipo, cuyo estudio ha sido publicado en la revista Nature Biotechnology.

«La formación del blastocisto es un momento crucial en el desarrollo de un embrión humano y brinda criterios más objetivos para la selección de qué embrión(es) transferir», indicó en el comunicado Lissa Goldenstein, presidenta ejecutiva de Auxogyn Inc., una compañía privada de tecnología médica, que adquirió una licencia exclusiva de la Stanford University para desarrollar productos relacionados con estos hallazgos.

La fertilización in Vitro es la unión del óvulo con el espermatozoide fuera del útero (laboratorio), para luego transferir el embrión al vientre femenino para su posterior desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *